5 cosas que considerar cuando los niños fracturan un hueso - HYRS

HYRS

5 cosas que considerar cuando los niños fracturan un hueso

Las fracturas son algo común en la vida, todas las personas son propensas a sufrirás, sobre todo los niños, decido a las actividades que realizan donde son propensos a caídas y golpes accidentales. Cuando se sufre una fractura se debe acudir con la Dra. Silvia Carolina Pérez Acal, especialista en traumatología en Mérida para un diagnóstico y tratamiento adecuado. En caso de los niños, si se rompen un hueso se deben tener en cuenta algunos factores, debido a que al estar en crecimiento deben recibir un cuidado especial para que la fractura no los afecte a largo plazo.

La buena noticia es que los huesos de los niños son excelentes para curar y remodelarse con facilidad. De hecho, son mejores que los adultos, pues el factor del crecimiento también influye. Esto significa que los niños pueden tener más opciones de recuperación que los adultos y, en la mayoría de los casos, la cirugía no es necesaria.

Factores que considerar en una fractura infantil

No obstante, en ocasiones se suele pensar que los niños son adultos pequeños, pero cuando se trata de enfermedades musculoesqueléticas no es así. Hay muchas más consideraciones que su tamaño, la especialista en ortopedia y traumatología en Mérida pediátrica debe considerar los siguientes puntos cuando hay una fractura. Además, el tratamiento debe adaptarse a cada niño.

  1. Edad

Es un de los puntos más importantes que tener en cuenta cuando hay una fractura. Esto se debe a que los niños más pequeños aún tienen placas de crecimiento abiertas al final de los huesos y, por lo tanto, tienen una mejor capacidad para sanar, el tratamiento es más simple y sólo se debe cuidar que el hueso suelde correctamente.

Los niños menores de 16 años suelen tener más placas de crecimiento, por lo que las ortopedistas en Mérida solamente alinea los huesos y moldeará o entablillará la fractura y el niño sanará mucho más rápido que un adulto. En caso de los mayores de 16, las placas de crecimiento se comienzan a cerrar, si bien no es una edad universal, a partir de esa edad las fracturas tardan más en curarse.

  1. Madurez ósea

La madurez ósea varía de un niño a otro y no siempre tiene que ver con la edad. En ocasiones los huesos de los niños y jóvenes están esqueléticamente avanzados o inmaduros para su edad. Cuando se piensa en las mejores opciones para la curación, se debe considerar si un niño está cerca de la pubertad. Esto es alrededor del momento en que las placas de crecimiento abiertas se cierran y, por lo tanto, se produce menos crecimiento y curación.

Por ejemplo, cuando un niño pequeño se rompe el brazo, se alinea con una férula o yeso. Incluso si no está perfectamente alineado, las placas de crecimiento abiertas ayudarán a enderezarlo con el tiempo. Sin embargo, con un niño mayor, esas placas de crecimiento pueden estar cerca de cerrarse y se debe optar por un tratamiento más estricto, como alinear los huesos con una placa metálica o tornillos que asegurarán que curen adecuadamente.

  1. Patrón de fractura

Cuando un hueso se fractura, puede tener un patrón diferente según el hueso, zona de impacto, intensidad del trauma y partes en que se fracturó el hueso. No siempre hay una fractura recta entre cada parte del hueso, en ocasiones se pueden romper en varias partes e incluso se requerirá de una cirugía para reconstruir el hueso cuando el daño es muy grande.

Por ejemplo, las fracturas de fémur o femoral casi siempre requieren de una cirugía, ya que suele romperse en varias partes; mientras que una fractura de brazo o muñeca rara vez necesita una intervención quirúrgica.

  1. Equipamiento quirúrgico

Otro factor que se tiene en cuenta en una gran tura infantil es el equipamiento quirúrgico con el que se dispone. Si bien la gran mayoría del equipo quirúrgico está diseñado para adultos, lo que significa que algunos implantes quirúrgicos pueden no ajustarse a los huesos de un niño, no siempre suele ser un problema porque en muchos casos no se necesita cirugía. En ciertas situaciones donde la cirugía está indicada, se deben usar implantes especialmente diseñados para huesos pequeños y que evitan lesiones en las placas de crecimiento.

En clínicas especializadas en ortopedia, como HYRS Soluciones en Ortopedia de la Dra. Silvia Carolina Pérez Acal, especialista en traumatología en Mérida, se cuenta con todo el equipamiento necesario para realizar un procedimiento quirúrgico en caso de que sea necesario, en especial cuando es una emergencia.

  1. Riesgos de la cirugía

Cómo hemos mencionado, no todas las fracturas infantiles requieren de una cirugía, pero en caso de que sea necesario se debe tener en cuenta que ningún procedimiento quirúrgico está exento de riesgos. Se recomienda que se consideren los benéficos del procedimiento, debido a que los niños tienen una capacidad increíble para curar huesos rotos, a menudo no es la primera línea de tratamiento recomendada.

De hecho, solo alrededor del 10% de los niños que nos visitan con huesos rotos o fracturados necesitan cirugía. Los riesgos de este tipo de cirugía son similares a los de cualquier otro procedimiento quirúrgico: infección, riesgos generales de anestesia, daño a los nervios y vasos sanguíneos cercanos, problemas relacionados con los implantes.

En caso de que sus hijos se hayan roto o fracturado un hueso, se recomiendo que hable con su médico sobre las consideraciones anteriores y acudan con la Dra. Silvia Carolina Pérez Acal para ayudarlos a determinar juntos el mejor enfoque personalizado para la curación.

En HYRS Soluciones en ortopedia, les brindamos la mejor atención a los padecimientos relacionados con la rodilla, con una visión integral por parte de la Dra. Silvia Carolina Pérez Acal. Agenden una cita vía telefónica al (999) 225 6023 o desde nuestro sitio web, donde con gusto los atenderemos y les daremos el mejor tratamiento completo para sus lesiones y asesoría de cómo evitarlas, con el uso de la mejor tecnología y la mejor especialista en ortopedia y traumatología en Mérida con una amplia experiencia.