¿Cómo es la recuperación después de una cirugía de rodilla? - HYRS

HYRS

¿Cómo es la recuperación después de una cirugía de rodilla?

La traumatología en Mérida es la especialidad encargada de diagnosticar y tratar muchos padecimientos que tienen que ver con el sistema músculo esquelético, uno de ellos es la rodilla, la cual por diversas razones puede llegar a lastimarse, ya sea a consecuencia de un accidente, traumatismo o caída, y en estos casos lo más recomendable es que quien trate el caso sea un especialista en rodilla, ya que estos especialistas son los más preparados y tienen experiencia en todo tipo de padecimiento que tienen que ver con esta parte del cuerpo, ya sea que se requiera de un tratamiento sencillo, o de una cirugía en la que la prótesis de rodilla en Mérida sea necesaria.

Muchas lesiones en la rodilla por las cuales se recurre a la traumatología en Mérida por lo regular no son graves y pueden curarse con reposo y tratamiento conservador, que puede incluir desinflamatorios y analgésicos, sin embargo no todos los casos son igual de sencillos, y en algunos la cirugía de rodilla llega a ser necesaria, para lo cual el paciente debe prepararse, hacer al especialista todas las preguntas que considere pertinentes y seguir al pie de la letra las indicaciones para antes y después de la cirugía.

Los traumatólogos en Mérida llevan a cabo su trabajo evaluando al paciente, realizando los estudios correspondientes y finalmente encargándose de la cirugía junto con su equipo; una vez que la cirugía finaliza, es común que el paciente se quede por un tiempo en el centro hospitalario para estar bajo observación y que el especialista pueda asegurarse de que está teniendo una evolución favorable. Una vez que el médico da el alta al paciente, debe seguir las recomendaciones para evitar complicaciones y que su recuperación pueda ser total y efectiva.

Recomendaciones generales tras una operación de rodilla:

  • Reposo

Durante la primera semana el paciente deberá guardar reposo, esto quiere decir que no debe mover ni poner peso sobre su rodilla, ya que durante estos primeros días se encuentra recuperándose del trauma que sufrió. En este tiempo la persona debe solicitar permiso en su trabajo para poder recuperarse en casa y también tener a alguien que pueda ayudarle en las actividades cotidianas y así evitar esfuerzos innecesarios o que puedan provocar problemas a la cicatrización tanto interna como externa. Pasado este tiempo el paciente podrá empezar a caminar despacio sin recargar todo su peso en la rodilla que fue operada. Tras completar un mes la persona puede retomar las actividades de siempre y volver al trabajo, pero no antes, a menos que el especialista lo autorice. Incluso ya retomando las actividades cotidianas, es probable que se deba hacer uso de muletas para tener apoyo. En el tiempo que dure la recuperación puede ayudar al paciente sentir alivio el tener la pierna que fue operada un tanto elevada, para esto lo más aconsejable es colocarla arriba de un par de almohadas, esto da alivio, evita la inflamación y permite que la sangre circule mejor. Es importante tomarse las cosas con calma en este periodo y no hacer esfuerzos que puedan intervenir con la recuperación; las primeras caminatas deben ser por periodos cortos de tiempo y poco a poco estos se pueden ir aumentando.

  • Dolor

Es normal sentir dolor y molestias una vez concluida la operación de rodilla, ya que la anestesia ha concluido su efecto; estas molestias pueden ser leves o más fuertes, pero en la mayoría de los casos el doctor puede administrar medicamentos para calmarlo y que el paciente pueda estar tranquilo durante su estancia hospitalaria. Sin embargo, este dolor debe ir disminuyendo con el paso del tiempo, de lo contrario es necesario comunicárselo al especialista en traumatología en Mérida para que pueda detectar qué es lo que está pasando y como se debe solucionar.

  • Ejercicios de rehabilitación

Cuando las lesiones llegan a ser graves, dependiendo también de qué las haya ocasionado, aún después de que el paciente es sometido a la cirugía de rodilla puede ser que el especialista lo derive a un terapeuta con el objetivo de que pueda rehabilitarse por completo. La rehabilitación se trata de sesiones de terapias físicas en las que el terapeuta ayuda al paciente a realizar diferentes tipos de ejercicios, que con constancia pueden ayudarle a recuperar en parte o por completo la movilidad, por eso es indispensable no faltar a ninguna de estas sesiones, ya que en cada una de ellas se pueden tener avances y resultados importantes para la recuperación total del paciente. Aunque estas terapias son de suma importancia para la completa recuperación del paciente, es importante no llevar a cabo otro tipo de ejercicios como correr, nadar, hacer bicicleta o ir al gimnasio, sino hasta que el especialista lo autorice, ya que durante este tiempo la articulación aún no se encuentra lista ni ha sanado por completo.

  • Cuidados de la herida

La herida que haya quedado a consecuencia de la cirugía también debe ser cuidada para evitar que pueda infectarse, para ello es importante lavarla con jabón neutro y colocar vendajes nuevos y secos todos los días, de igual manera después de tomar un baño es importante que antes de colocar el vendaje la herida se encuentre totalmente seca.

  • Revisiones

Durante el tiempo de recuperación, es indispensable que los pacientes aún con el alta del médico asistan puntualmente a todas y cada una de sus citas médicas para que de esta manera el especialista en rodilla pueda estar al tanto de su recuperación y actuar de manera oportuna en caso de que sea necesario.

La recuperación de rodilla en cuanto al tiempo puede ser variable y que esto depende en gran parte de la gravedad de la lesión que fue operada, hay algunas que tardan más que otras en sanar, sin embargo, es importante dejar que el cuerpo se recupere poco a poco y no forzarlo de más.

En HYRS podrán recurrir a la experiencia y profesionalismo de la mejor traumatóloga en Mérida, Silvia Carolina Pérez Acal, quien con mucho gusto les brindará una atención amable y se encargará de dar un diagnóstico certero y oportuno para que con base en él se les pueda brindar también el mejor tratamiento.