Consejos para el cuidado y tratamiento de la osteoartritis - HYRS

HYRS

Consejos para el cuidado y tratamiento de la osteoartritis

Vivir con osteoartritis puede ser complicado. El movimiento se ve limitado y, por tanto, la calidad de vida se ve afectada. Afortunadamente, existen cuidados y tratamientos para la osteoartritis que pueden ayudar a aliviar los síntomas y mejorar la función articular.

En este artículo, explicaremos algunos consejos de cuidado para mejorar la calidad de vida de los pacientes que viven con osteoartritis. También mencionaremos algunos de los tratamientos que pueden ayudar a mejorar su calidad de vida.

¿Qué es la osteoartritis?

La osteoartritis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que afecta principalmente al cartílago, el tejido que cubre los extremos de los huesos en una articulación. Es una de las formas más comunes de artritis y puede afectar a cualquier articulación del cuerpo, aunque es más común en las articulaciones de las rodillas, caderas, manos y columna vertebral.

Esta enfermedad puede ser causada por varios factores, incluyendo el envejecimiento, lesiones articulares previas, sobrepeso u obesidad, factores genéticos y desequilibrios en el metabolismo de los huesos. A medida que la enfermedad progresa, los síntomas pueden empeorar, afectando la calidad de vida y limitando la capacidad de realizar actividades diarias.

El tratamiento para la osteoartritis no es definitivo, ya que esta condición no tiene cura. El plan de acción busca ralentizar el daño de las articulaciones, es por este motivo que, además de seguir el tratamiento establecido, deben cambiar sus hábitos.

Hábitos saludables para el tratamiento de la osteoartritis

Aquí hay algunos hábitos saludables que se recomiendan para el tratamiento de la osteoartritis:

Mantener un peso saludable

El exceso de peso ejerce una presión adicional en las articulaciones y puede empeorar los síntomas de la osteoartritis. Perder peso puede reducir la carga sobre las articulaciones afectadas y disminuir el dolor. Trabaja con un profesional de la salud para establecer un plan de alimentación saludable y un programa de ejercicio adecuado a tus necesidades.

Realizar ejercicio regularmente

Un mito sobre la osteoartritis es que los pacientes que viven con esta condición no pueden realizar actividades deportivas, no obstante, esto es totalmente falso. El ejercicio suave y de bajo impacto puede ayudar a fortalecer los músculos alrededor de las articulaciones, brindando mayor soporte y estabilidad. Opta por actividades como nadar, andar en bicicleta, hacer yoga o caminar. Consulta con un fisioterapeuta para diseñar un programa de ejercicios adaptado a tus necesidades individuales.

Evitar el sedentarismo

Es importante evitar estar demasiado tiempo en una misma posición o inactivo durante largos períodos. Realiza pausas activas durante el día para moverte y estirarte. Levántate y camina cada hora si pasas mucho tiempo sentado.

Mejorar la postura

Mantén una postura adecuada al sentarte, pararte y caminar. Una buena postura ayuda a distribuir el peso de manera equilibrada y reduce la tensión en las articulaciones. Además, asegúrate de tener una ergonomía adecuada en tu entorno de trabajo y en el hogar para minimizar el estrés en las articulaciones.

Aplicar calor y frío

El calor puede ayudar a relajar los músculos y aliviar la rigidez, mientras que el frío reduce la inflamación y el dolor. Aplica una compresa caliente o una bolsa de hielo en las articulaciones afectadas según sea necesario. Asegúrate de proteger la piel con una toalla o una barrera de tela antes de aplicar el calor o frío directamente.

Mantener una alimentación saludable

Una dieta equilibrada y rica en nutrientes puede ayudar a fortalecer los huesos y los tejidos conectivos. Incluye alimentos ricos en calcio, vitamina D y ácidos grasos omega-3, como lácteos bajos en grasa, pescado, nueces y semillas.

¿Cuáles son los tratamientos de la osteoartritis?

El tratamiento para osteoartritis puede variar según la gravedad de los síntomas y las necesidades individuales de cada persona. A continuación, se mencionan algunos de los tratamientos más comunes utilizados para la osteoartritis:

Medicamentos

Los medicamentos se utilizan para aliviar el dolor y reducir la inflamación en las articulaciones. Los analgésicos de venta libre, pueden ser efectivos para el manejo del dolor leve a moderado. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) ayudan a reducir la inflamación y el dolor. En algunos casos, se pueden prescribir analgésicos más fuertes o medicamentos tópicos, como cremas o geles, que se aplican directamente sobre la piel.

Terapia física

La terapia física desempeña un papel importante en el tratamiento de la osteoartritis. Un fisioterapeuta puede recomendar ejercicios específicos para fortalecer los músculos alrededor de las articulaciones afectadas, mejorar la flexibilidad y aumentar la movilidad. También puede proporcionar técnicas de terapia manual, como masajes y estiramientos, para aliviar el dolor y mejorar la función articular.

Cirugía articular de hombro y rodilla

En casos graves de osteoartritis, cuando los otros tratamientos no proporcionan alivio suficiente, se puede considerar la cirugía. La cirugía de reemplazo articular, como la artroplastia de rodilla o cadera, puede ser una opción para aquellos cuyas articulaciones están gravemente dañadas. Durante la cirugía, las superficies articulares dañadas se reemplazan por prótesis artificiales, lo que puede aliviar el dolor y mejorar la movilidad.

Agenda una consulta con la Dra. Silvia Pérez

Recuerda que siempre debes acudir al especialista en ortopedia y traumatología. Los ortopedistas en Mérida, como la Dra. Silvia Pérez, están capacitados para brindarte la mejor atención y recomendarte el tratamiento más adecuado para tu caso. Si quieres una consulta con la Dra. Silvia Pérez, llama al teléfono 999 225 6025.