Dolores articulares en los niños: ¿qué puede causarlos? - HYRS

HYRS

Dolores articulares en los niños: ¿qué puede causarlos?

Cuando los niños presentan dolores en las articulaciones, en las piernas o rodillas, es normal que como padres se preocupen. Sin embargo, en la mayoría de los casos se trata de dolores de crecimiento. Aunque si el dolor aumenta o es muy constante, será necesario que se lleve al niño con el médico para confirmar que no tiene alguna otra enfermedad o que no requiere a un especialista en rodilla para tratar sus dolencias.

Para atender cualquier tipo de dolor articular está la Dra. Silvia Carolina Pérez Acal que es especialista en traumatología y ortopedia y cirugía articular de hombro y rodilla y artroscopia. Tiene amplio conocimiento y experiencia para dar el tratamiento necesario a sus pacientes.

¿Dolores de crecimiento?

Es bueno que se conozca cuáles son los dolores de crecimiento y sus síntomas, así será más sencillo poder identificarlos y saber si se trata de algo grave. En este sentido, es normal que los niños se quejan principalmente de dolor en las piernas. Se trata de molestias que provienen de los músculos y se pueden localizar en los muslos, detrás de las rodillas o en las pantorrillas.

Por otra parte, estos dolores pueden deberse por afecciones como artritis juvenil, lupus, enfermedad de Lymen o leucemia. De aquí la importancia de acudir con los mejores traumatólogos de México para que hagan exámenes y realicen un diagnóstico adecuado.

Primeramente analicemos qué son los llamados dolores de crecimiento: cuando un niño presenta malestar musculoesquelético, lo usual es que se trate de dolores de crecimiento. Estos dolores se dan cuando el niño tiene entre tres a cinco años y se extiende hasta la preadolescencia, una vez llegada la adolescencia los malestares suelen desaparecer. Es normal que el niño sienta estos dolores, lo que no quiere decir que sean un síntoma de algo grave.

Estos dolores suelen darse en músculos del muslo y la pantorrilla o detrás de las rodillas, hay ocasiones en que pueden sentirse en los brazos. Los infantes sentirán malestar que pueden ir de agudos a intensos, también calambres.

En general, los signos de los dolores de crecimiento sucederán por la tarde o por la noche y generalmente por la mañana ya no se sienten. En algunas ocasiones son lo suficientemente intensos para que el niño se despierte por las noches.

Afecta a ambas piernas y pueden ocurrir esporádicamente o presentarse varias noches seguidas. Principalmente en los preadolescentes pueden ir acompañados con malestar en la cabeza o abdomen.

Aunque popularmente se piensa que estos dolores se deben a que los huesos están desarrollándose, no se cuenta con evidencia médica que pruebe que sea así. Pues igualmente pueden estar relacionados con cansancio por correr, saltar, quizá por síndrome de piernas inquietas o hasta por deficiencia de vitamina D.

Si tiene dudas del origen del dolor de su hijo, lo mejor es llevarlo con ortopedistas en Mérida, como la Dra. Calorina Pérez Acal, para que haga un diagnóstico. El dolor de crecimiento puede calmarse al darle un baño de agua tibia al niño, esto debe hacerse antes de acostarse, ayudará a minimizar los dolores. También los masajes son buenos, directo en la zona del cuerpo en donde el pequeño siente dolor. Para prevenir su aparición pueden realizar pequeños estiramientos en el área en donde se presenta el dolor.

Si no sabe qué tipo de ejercicio es mejor para aliviar y prevenir los dolores de crecimiento, pregunte al especialista en rodilla. De igual forma puede probar con compresas calientes en la zona en donde se siente el dolor.

No todo se trata de dolor articular debido al crecimiento

Existen ocasiones en donde los dolores en las articulaciones tienen un origen en otras enfermedades. Una de ellas es la artritis reumatoide juvenil, es importante poner atención sobre todo si se queja de dolor articular frecuentemente.

Los síntomas de esta afectación pueden ser inflamación y dolor en una o en más articulaciones. Un signo que lo hace diferente al dolor de crecimiento es que también afecta la fuerza y movimiento del pequeño. El diagnóstico y el tratamiento tempranos son vitales, ya que de no ser así es posible que pueda afectarse el crecimiento óseo y provocar complicaciones permanentes.

El lupus es otra de las afectaciones que pueden provocar dolores en las articulaciones. Es un trastorno autoinmune que puede afectar a casi todos los órganos del cuerpo. No es algo común que se vea durante la infancia, lo normal es que se haga presente en la adolescencia y son las mujeres quienes más lo padecen.

Algunos de los síntomas que se pueden presentar son el cansancio que prevalece después de descansar, inflamación en articulaciones y dolor, erupciones cutáneas, a menudo en o alrededor de la nariz, fiebre, entre otras. Aunque es una enfermedad crónica, cuando se hace un diagnóstico y el tratamiento tempranos pueden mejorar las perspectivas.

La enfermedad de Lyme es otra de las causas que puede provocar dolor en los niños, esta enfermedad es causada por una infección bacteriana transmitida por las garrapatas. Los signos de esta enfermedad incluyen erupción circular alrededor de la picadura de una garrapata, cansancio, fiebre, dolores en los músculos y articulaciones, hasta parálisis facial. Una manera de prevenir estas enfermedades es que al momento de jugar al aire libre los niños se protejan usando pantalones y camisas de manga larga.

Si los dolores van acompañados de cualquier otro síntoma que lo hacen dudar que se trate solo de dolores de crecimiento, lo que debe hacer es ir de inmediato con el especialista para que haga las pruebas o exámenes pertinentes para verificar y descartar cualquier afectación subyacente.

Vaya en los primeros síntomas con la Dra. Silvia Carolina Pérez Acal especialista en rodilla para que detecte el origen del dolor de su hijo. Si se trata de alguna enfermedad o fractura podrá encontrar una solución a su afectación ortopédica. Para más información de sus servicios, tratamientos o agendar cita, llame al teléfono (999) 225 6025 o envíe un correo electrónico a hombroyrodillasureste@gmail.com.